EN ESTOS TIEMPOS DE COVID-19, FORTALECE TU SISTEMA INMUNOLÓGICO

    406

    POR Pato Aldana, atleta y campeona del México Súper Show y Lic. en Terapia Física y Rehabilitación


    ¿QUÉ ES EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?

    El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada, tu cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. En la mayoría de los casos, el sistema inmunológico se desempeña con asombrosa eficacia para mantener saludables a las personas y prevenir infecciones. Sin embargo, en algunas ocasiones, problemas con el sistema inmunológico pueden producir enfermedades e infecciones.

    ¿CÓMO FUNCIONA?

    Cuando se detectan antígenos (sustancias extrañas que invaden al cuerpo), varios tipos de células trabajan de forma conjunta para reconocerlos y responder a la amenaza. Estas células inducen a los linfocitos B a producir anticuerpos, proteínas especializadas que atrapan antígenos determinados.

    Una vez fabricados, estos anticuerpos permanecen en el cuerpo de la persona, de modo que si el mismo antígeno regresa, el sistema inmunológico ya cuenta con los anticuerpos para atacar.

    A pesar de que los anticuerpos pueden reconocer un antígeno y atraparlo, necesitan ayuda para destruirlo. Ésa es la función de las células “T”, que forman parte del sistema que destruye los antígenos que los anticuerpos han identificado o las células infectadas o modificadas. (En efecto, algunas células “T” se denominan “células asesinas”). Las células “T” también ayudan a indicar a otras células (como los fagocitos) que cumplan con su función.

    LOS 2 TIPOS DE INMUNIDAD

    El ser humano presenta 2 tipos de inmunidad: la innata y la adquirida.

    Inmunidad Innata: Todas las personas nacen con inmunidad innata (o natural), que es una forma de protección general. Muchos de los gérmenes que afectan a otras especies no nos hacen daño.

    Inmunidad adquirida: se desarrolla durante el transcurso de nuestras vidas. La inmunidad adquirida comprende la actividad de los linfocitos y se desarrolla a medida que las personas se exponen a las enfermedades o se las inmuniza contra ellas mediante las vacunas.

    SISTEMA INMUNOLÓGICO ANTE EL COVID-19 (SARS-COV-2)

    En el 80% de los casos la respuesta del sistema inmunitario al coronavirus es efectiva y por eso las personas son asintomáticas o sufren síntomas leves.

    En el 20% restante no: el virus entra en las células porque el sistema inmunitario no lo pudo bloquear.

    Por eso estas células, donde se reprodujo el virus, se destruyen y mueren de forma no controlada.

    “Al destruirse esas células, el sistema inmune detecta que hay daño celular y ahí se estimula un tipo de células que provocan una respuesta inflamatoria para evitar ese proceso. Esa mayor afluencia de células produce una inflamación generalizada de todo el pulmón, o puede ir más lejos y preparar a todo el cuerpo para que se defienda. Y esto, como consecuencia, puede provocar un shock”, Margarita del Val, experta en inmunología viral del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa en Madrid, España.

    ¿CÓMO OPTIMIZAR EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?

    Una cosa que puedes controlar de inmediato es la salud de los billones de microbios que viven en tu intestino, conocidos colectivamente como el microbioma.

    Investigaciones recientes han demostrado que el microbioma intestinal desempeña un papel esencial en la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones y en el mantenimiento de la salud en general. Además de ayudar en la defensa contra patógenos infecciosos como el coronavirus.

    Un microbioma intestinal saludable también contribuye a prevenir reacciones inmunológicas potencialmente peligrosas que dañan los pulmones y otros órganos vitales.

    Un microbioma diverso es un microbioma saludable que contiene muchas especies diferentes, cada una de las cuales juega su papel en la inmunidad y la salud. Las bacterias intestinales producen muchos químicos benéficos y también activan la vitamina A en los alimentos, lo que ayuda a regular el sistema inmunológico.

    La mejor manera de aumentar la diversidad de microbiomas es comiendo una amplia gama de alimentos de origen vegetal, que son ricos en fibra y limitando los alimentos ultraprocesados, incluida la comida chatarra. Es decir, comer muchas frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales; grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra de alta calidad; y carne magra o pescado. Evita el alcohol, la sal, los dulces y las bebidas azucaradas y los edulcorantes artificiales u otros aditivos.

    Ya sea que estés comprando para ti, tu familia o personas mayores, elegir alimentos que apoyen un microbioma intestinal saludable es mucho más importante que acumular papel higiénico.